Buscar
  • Escapa2

'Beyond Medusa's Gate', Incógnito (Agosto 2020, Madrid)

Viaja hasta la Grecia del año 445 A.C. y explora una cueva costera en el mar Egeo para descubrir qué misterioso artefacto se esconde tras la puerta de Medusa.


  • Nombre de la empresa: Incógnito

  • Nombre de la sala: Beyond Medusa's Gate VR

  • Número de jugadores: 2 o 4 personas (sin opción a combate)

  • Precio: 60€ - 100€ (en función del número de jugadores)

  • Duración: 60 minutos


A pesar de que solo habían pasado unos días desde que Fer ayudó a la doctora Spellman a recuperar un valioso objeto en el antiguo Egipto y conseguir escapar de La Pirámide Perdida, las Industrias Abstergo (cuya sede en Madrid se encuentra camuflada bajo el nombre de Incógnito Escape Room) volvían a necesitar la ayuda de dos valientes exploradores para recuperar otro misterioso artefacto en la Grecia del año 445 A.C.


A sabiendas de que ni siquiera en el mes de agosto uno puede bajar la guardia, Fer y yo nos habíamos turnado para cogernos unos días de vacaciones, por lo que mientras él disfrutaba de un merecido descanso, yo ya estaba de vuelta en Madrid con las pilas cargadas y lista para enfrentarme a cualquier reto. Eso sí, conmigo llevaría a todo un experto en videojuegos y en la saga de Assassin's Creed... por lo que pudiera pasar.


La reserva


Si vosotros también queréis viajar al pasado y vivir en primera persona una aventura digna de vuestro protagonista de videojuegos preferido, solo tendréis que entrar en la página web de Incógnito, elegir la aventura a la que preferís enfrentaros e indicar el día y hora en el que lo haréis. Algo que deberéis tener en cuenta es que cada misión se encuentra específicamente diseñada para un número concreto de participantes, por lo que antes de hacer vuestra reserva es importante que sepáis cuántas personas conformarán vuestro equipo.


Además, desde las Industrias Abstergo recomiendan que se realicen las misiones en orden creciente de dificultad, por lo que, si no sois unos expertos en lo que a realidad virtual se refiere, os aconsejamos que sigáis sus directrices para disfrutar al máximo de las experiencias. Para finalizar vuestra reserva podréis abonar el precio total de la actividad o dejar una señal de 30€ y pagar el resto en el local el día que vayáis a jugar.


Local, historia y objetivo


Como ya os había adelantado, la base de Industrias Abstergo se encuentra en el interior del local de Incógnito Escape Room (espero que seáis mejores que yo guardando el secreto...), el cual está en la Zona de Madrid Río, a la altura de la sala de conciertos La Riviera. Nos desplazamos hasta allí en coche aprovechando el poco tráfico que suele haber durante el verano. Sin embargo, por experiencia de visitas anteriores, sabemos que es una zona en la que es complicado aparcar en otras épocas del año, por lo que también podéis optar por el transporte público. Las paradas de metro de Puerta del Ángel (Línea 6) y Príncipe Pío (Líneas 6, 10 y R) quedan a pocos minutos y podréis aprovechar para dar un paseo por una de las zonas más bonitas de Madrid.


Llegamos a la puerta del local con algunos minutos de adelanto, por lo que esperamos a que fuese la hora exacta de la reserva y llamamos al timbre. Enseguida nos recibió la doctora Spellman, quien nos recordaba a la alocada dueña de un tablao flamenco que visitamos hace tiempo. La doctora se encontraba visiblemente nerviosa y alterada por la criticidad de la misión que debíamos llevar a cabo: Un misterioso artefacto se ha ocultado en una vasta cueva costera del Egeo, en la península del Peloponeso, y todo apunta a que podría tratarse del legendario barco de los Argonautas. Usando el programa de simulación Animus y la base de datos de memorias genéticas grabadas de Abstergo, deberemos viajar a la Grecia del año 445 A.C. para encontrar la nave y descubrir todos los secretos que se esconden en la cueva tras la puerta de Medusa.


Tras cumplir todos los protocolos de higiene y seguridad, la doctora nos guió hasta la amplia zona reservada para el programa de simulación Animus donde realizó todos los preparativos necesarios para poder viajar hasta la Grecia clásica: nos colocó a cada uno de nosotros en el área de juego delimitada y destinada a cada jugador, nos ayudó a ponernos las gafas de realidad virtual, a familiarizarnos con el manejo básico de los mandos y, por último, nos colocó los auriculares que nos permitirían comunicarnos con el resto de jugadores. Una de las ventajas de que cada jugador tenga su propia área de juego, es que siempre se respeta la distancia de seguridad entre los participantes, por lo que es posible realizar esta experiencia sin mascarilla. En los tiempos que corren... ¡todo un lujo!


Ambientación y juegos


Una vez sumergidos dentro de la simulación de Animus, nos alegramos de descubrir que podríamos realizar unos breves ejercicios a modo de práctica para familiarizarnos con las acciones más básicas como andar, recorrer distancias grandes o agarrar objetos. Sin duda, todo un acierto para poder centrar nuestras mentes en lo realmente importante una vez comenzada la misión. Otra de las cosas que podréis aprovechar a hacer durante esta fase inicial de la experiencia es elegir y personalizar vuestro personaje (ropa, accesorios....) o interactuar por primera vez con los avatares de tus compañeros. Algo así como... ¡un pequeñísimo mundo de los Sims!


Cuando estuvimos listos, el Animus nos trasladó hasta el interior de la cueva y a partir de ahí se hizo un silencio total, ya que Paco y yo estábamos tan concentrados y absortos en explorar lo que teníamos a nuestro alrededor que hasta se nos olvidó hablarnos el uno al otro. Debo confesar que los primeros minutos de la misión le cundieron a él mucho más que a mí, ya que para cuando él había resuelto todos los enigmas que tenía a su alcance yo no había conseguido dar aún con la solución de ninguno de los míos. Básicamente, me había dedicado a mirar la ambientación con la boca abierta y a toquetear todo sin ton ni son (las cosas bonitas son mi perdición...). Cuando el pobre Paco se cansó de esperarme, por fin oí su voz a través de los cascos para ayudarme con la resolución de mis enigmas. Ya os decía yo que lo de llevarme un experto en videojuegos no iba a ser mala idea...


Además de resolver los juegos, Paco se dedicaba a ponerme en la cabeza cada cubo que se encontraba....

A partir de ese momento yo empecé a entender mucho mejor la dinámica del juego y de los enigmas, por lo que cogimos mucho ritmo y fuimos avanzando con fluidez por las diferentes estancias de la cueva hasta llegar a la puerta de Medusa. Precisamente, eran esos momentos en los que avanzábamos hacia una nueva zona de la cueva los que más me gustaron, ya que uno de los aspectos más destacados que tiene esta experiencia de realidad virtual es que consigue transportarte a unos escenarios que sería absolutamente imposible recrear en un Escape Room habitual (tanto por tamaño como por decorado) y me encantaba ir descubriendo poco a poco zonas cada vez más sorprendentes.


Respecto a los enigmas, ya podéis olvidaros de las los habituales candados, códigos de letras/números o cajas cerradas. La mayoría de pruebas se encuentran integradas en el escenario y muchas veces la solución depende precisamente de cómo interactuéis con los elementos que os rodean. Esto hace que la mayoría de pruebas tengan un alto componente físico (aunque evidentemente no son vuestros "yo" reales los que tengan que saltar, disparar o agarrarse a cosas), pero ya os adelantamos que la sensaciones de vértigo o miedo que sentiréis en vuestros estómagos sí parecerán reales en muchas ocasiones. De hecho, os confieso que más de una vez, tuve que respirar hondo y reunir valor para atreverme a avanzar por algunos escenarios del miedo que tenía a acabar hecha papilla.


Como ya os podéis imaginar, se trata de una experiencia muy distinta a los Escape Room convencionales, pero que recomendamos sin duda alguna (especialmente a los fans de los videojuegos) si buscáis probar algo diferente. Como ya ocurre en The Darkest Room (donde no podréis usar el sentido de la vista), este tipo de juego también te obliga a pensar de manera distinta a la que estamos acostumbrados en una sala de escape, siendo necesario en este caso pensar mucho más "a lo grande". ¿Y si tener una pared de 10 metros de altura delante de ti no fuese un problema o pudieras empuñar armas para defenderte de las amenazas? Los límites de qué se puede hacer y qué no se encuentran mucho más lejos que nunca y de vosotros depende descubrir hasta dónde podéis llegar .


¿Lo conseguimos?

Si de mí hubiese dependido, estoy segura de que habría pasado mucho tiempo dentro de aquella cueva, pero, con la ayuda de Paco, fuimos superando sin muchas dificultades los distintos retos que nos fuimos encontrando y demostrando que el trabajo en equipo no se nos da del todo mal (más no vale después de tantísimos años juntos...).


Finalmente, conseguimos atravesar la puerta de Medusa, encontrar el misterioso artefacto que protegía y salir de allí con vida en algo más de 50 minutos. ¿Que qué hicimos con el tiempo que nos sobraba? ¡Pues nos sacarnos unas fotos de recuerdo como si fuésemos turistas!

¡Así da gusto viajar a Grecia! Sin facturar, sin turbulencias...

Valoración y puntuaciones


- A destacar: La calidad de los gráficos y los escenarios que se recrean, algo impensable en una sala de escape. Numerosos juegos de carácter físico que te permiten interactuar con todos los elementos que te rodean de una manera casi idéntica a como lo harías en la vida real. El espacio dedicado en Incógnito para desarrollar el juego, espacioso y cómodo.


- A mejorar: Al tratarse de un juego de la empresa Ubisoft, no creemos que exista margen de modificación (tampoco es que se nos ocurran muchas cosas que cambiar...), pero sí podrían incluirse más elementos decorativos en las instalaciones de Abstergo para que la inmersión sea total tanto dentro como fuera del juego. Pequeños ajustes de los tiempos de juego (algo que nos comentaron que están viendo), ya que a pesar de no necesitar pistas y jugar de manera fluida no nos sobraron demasiado minutos, por lo que creemos que algunos equipos agradecerán tener algo más de margen.


Puesto que se trata de una experiencia totalmente diferente a una sala de escape, no creemos conveniente asignar una puntuación numérica a cada una de las categorías en las que nos centramos normalmente. Lo que sí os podemos decir es que si buscáis un plan diferente en Madrid esta es una opción a tener muy en cuenta. ¡Suerte en el desierto!


Opiniones de otros jugadores: TripAdvisor



Datos de contacto:

C/ Linneo 4, 28005 Madrid

691 355 353

hola@incognitoescape.es

45 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now