Buscar
  • Escapa2

'Escape the Lost Pyramid VR', Incógnito (Agosto 2020, Madrid)

Conviértete en un auténtico Medjay de Egipto y sortea todas las trampas de una antigua pirámide para dar con el último fragmento del fruto del Edén.



  • Nombre de la empresa: Incógnito

  • Nombre de la sala: Escape The Lost Pyramid VR

  • Número de jugadores: 2 o 4 personas (sin opción a combate)

  • Precio: 60€ - 100€ (en función del número de jugadores)

  • Duración: 60 minutos


Cuando nos enteramos de que la realidad virtual llegaba a Incógnito de la mano del gigante Ubisoft, teníamos claro que queríamos probarlo. Como buen amante de los videojuegos que soy, los ojos me hicieron chiribitas al entrar en su web y descubrir que dos de las tres experiencias que tienen disponibles están basadas en el Assassin's Creed y la tercera en el Prince of Persia. ¡Juegos míticos donde los haya!


Precisamente mientras jugaba al Assassin's Creed: Origins, ambientado en Egipto, recibí un mensaje de la doctora Spellman, una de las trabajadoras de Abstergo, en el que decía que se requería mi presencia en la base para llevar a cabo una misión de suma importancia. ¡Asesinos, allá vamos!


La reserva


Tanto si sois fanáticos de los videojuegos como si no, es muy posible que os llame la atención vivir una experiencia como esta. Para ello, únicamente será necesario que entréis en la página web, elijáis la aventura por la que queréis comenzar y definir el día y la hora que más os convenga. Es importante que os fijéis en el número de personas que podréis participar al mismo tiempo, pues exceptuando Prince of Persia, los otros dos juegos están diseñados para parejas o grupos de 4 personas solamente. Una vez hecho todo esto, tendréis la posibilidad de abonar el precio total de la experiencia o dejar una señal de 30€ y pagar el resto en el local el día que vayáis a jugar.


Local, historia y objetivo


La base de Abstergo se encuentra en el interior del local de Incógnito, situado junto a la zona de Madrid Río y la sala de conciertos La Riviera. Puesto que en agosto Madrid está prácticamente vacío, Manu y yo decidimos ir en coche con la suerte de poder aparcar en la misma puerta. Sin embargo, si vais en cualquier otra época del año o simplemente preferís moveros en transporte público, la otra opción es utilizar el metro. Las paradas más cercanas son Puerta del Ángel (Línea 6) y Príncipe Pío (Líneas 6, 10 y R).


Una vez allí, y sabiendo que pasaríamos las siguientes horas en mitad del desierto, decidimos tomarnos un batido bien frío en el Burguer King que hay justo al lado. Llegada la hora, caminamos de vuelta hacia el local y llamamos a la puerta. Enseguida vino a recibirnos una nerviosa Lara Spellman, doctora experimentada y miembro indispensable de Abstergo. Rápidamente nos condujo por unas escaleras hasta el piso inferior, donde gracias al Animus podríamos conectar nuestra consciencia con la de nuestros antepasados. Allí nos contó que en febrero de 1928, una expedición dirigida por Sir Beldon Frye desapareció en la península de Sinaí mientras buscaban algo que permanecía oculto en el interior de la pirámide perdida de Nebka. Gracias a una simulación reconstruida a partir de su ADN, podríamos meternos en la piel de sus exploradores y visitar la misma pirámide para hallar aquello que tanto buscaban: uno de los fragmentos del fruto del Edén.


Acto seguido, la doctora Spellman nos colocó dentro del área de juego designada a cada uno de nosotros. Una vez allí, nos explicó que de todos los botones que veíamos en los mandos que acabábamos de coger, únicamente usaríamos uno de ellos para todo, lo cual facilitó bastante la tarea. Acto seguido, nos indicó que podíamos quitarnos las mascarillas siempre y cuando permaneciésemos en la zona delimitada y ponernos las gafas de realidad virtual. A partir de ese momento, solamente se acercó a nosotros la doctora Spellman para ponernos los auriculares y siempre con su mascarilla puesta, por lo que nuestra seguridad no corría peligro. ¡Ahora sí, estábamos preparados para viajar al antiguo Egipto!


Ambientación y juegos


Antes de comenzar nuestra andadura por el desierto, el Animus nos explicó cómo nos tendríamos que desplazar y de qué forma podríamos agarrar objetos mediante un breve tutorial práctico. De esta forma, aunque no estéis tan acostumbrados a los videojuegos, rápidamente seréis capaces de pillar la mecánica de la realidad virtual. No os preocupéis si os resulta un poco complicado al principio, cuando realmente lo dominaréis será durante los primeros minutos del juego. Una vez entramos en contacto con la forma de interactuar con el entorno, pudimos elegir nuestro avatar de entre las cuatro opciones que nos ofrecía el Animus, así como los complementos que quisiéramos ponernos encima para personalizar más aun nuestro personaje. ¡Ni yéndonos de compras nos cuesta tanto decidir qué modelito llevarnos!


Tras estos primeros pasos dentro del mundo virtual, llegó el momento de enfrentarnos a nuestra misión. De repente, aparecimos en el interior de una enorme pirámide egipcia y el impacto inicial fue asombroso. Tanto Manu como yo tenemos experiencia jugando con gafas de realidad virtual cuando echamos una partida en la PS4, pero es que lo que allí encontramos no tenía nada que ver. El realismo estaba elevado a la máxima potencia, ya no solo por lo logrados que están los gráficos y el escenario, sino también por las sensaciones que se crean en el jugador a lo largo de la partida. ¿Sabéis ese vuelco en el estómago cuando estás subido en una montaña rusa y de repente caes hacia abajo? Pues eso mismo sentimos en más de una ocasión, para que os hagáis una idea de hasta qué punto parece real.


Ey, hola, ¿alguien nos trae una horchatita al desierto? Gracias

Durante los primeros minutos nos sentimos algo torpes. Estábamos tan enfrascados mirando el entorno que apenas prestamos atención a los enigmas que se nos planteaban. Poco a poco fuimos terminando de cogerle el tranquillo a eso de movernos por el escenario y al rato ya nos sentíamos como Cleopatra por su pirámide. A lo largo de los sesenta minutos que dura la experiencia tendréis que hacer todo lo que haría cualquier explorador que se precie y el uso de vuestro cuerpo para lograrlo es fundamental. ¿Cómo cogeríais algo del suelo? Agachándoos, ¿verdad? ¡Pues aquí igual!


Fue realmente divertido poder hacer cosas que jamás seríamos capaces de hacer en la vida real. Estábamos tan metidos en el papel que ya empezamos a pensar que esas habilidades y esos cuerpos esculturales eran nuestros. ¡Qué decepción al quitarnos las gafas y ver que mis bíceps de infarto habían desaparecido! Sin embargo, además de poner a prueba el físico de vuestros avatares, tendréis que darle al coco para resolver algunos enigmas lógicos en los que la colaboración entre los miembros del grupo será fundamental. La pirámide es dinámica, pero no se moverá a menos que accionéis los engranajes correctos, así que estad atentos a lo que vayáis encontrando y ayudaros todo lo que podáis.


En definitiva, se trata de una experiencia diferente en la capital que tanto jugadores de videojuegos como de salas de escape disfrutarán al máximo al combinar a la perfección ambas modalidades. Si os preocupa el hecho de que podáis llegar a marearos con las gafas, que a nosotros alguna vez nos ha pasado jugando en casa, os aseguramos que los gráficos están tan bien hechos que es muy difícil que esto suceda.


¿Lo conseguimos?

A pesar de nuestro inicio algo torpe con el manejo del mando, conseguimos recuperar ese fragmento del Edén en 39 minutos. Ahora que tenemos control sobre el manejo del juego, estamos deseando dejarnos caer nuevamente por la base de Abstergo para probar sus otras dos experiencias, las cuales son algo más complicadas, de ahí que se recomiendo comenzar por Escape The Lost Pyramid y después continuar con el resto. ¿Siguiente parada? ¡Grecia!


Qué gustito dar viajar al antiguo Egipto y no sudar ni una gota

Valoración y puntuaciones


- A destacar: Los gráficos tan logrados a lo largo de todo el juego y la sensación que tiene el jugador de encontrarse realmente en el interior de una pirámide. El equilibro que existe entre videojuego y sala de escape, lo cual permite que un amplio público disfrute de la experiencia.


- A mejorar: Obviamente, el juego es el que es y, a menos que la doctora Spellman trabaje en sus horas libres para Ubisoft, poco se puede mejorar. Sin embargo, sí que le añadiríamos más ambientación a la base de Abstergo que tienen montada en la parte inferior del local de Incógnito, algo en lo que nos consta que ya están trabajando.


Puesto que se trata de una experiencia totalmente diferente a una sala de escape, no creemos conveniente asignar una puntuación numérica a cada una de las categorías en las que nos centramos normalmente. Lo que sí os podemos decir es que si buscáis un plan diferente en Madrid esta es una opción a tener muy en cuenta. ¡Suerte en el desierto!


Opiniones de otros jugadores: TripAdvisor



Datos de contacto:

C/ Linneo 4, 28005 Madrid

691 355 353

hola@incognitoescape.es

46 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now