Buscar
  • Escapa2

'Siltobark: La magia de Oriente', Influx Escape Games (Agosto 2021, Madrid)

Prepara las maletas y pon rumbo al Medio Oriente tras el rastro del legendario objeto que necesita el Dr. Siltobark. ¿Conseguiréis encontrarlo a tiempo?





Todos sabemos que en agosto siempre hay algún "pringado" al que le toca quedarse trabajando mientras todos sus compañeros se van de vacaciones. Pues bien, este año la pringada era yo. Bueno, yo y el excéntrico becario al que acababan de contratar en el laboratorio, quien insistía en que nos dirigiéramos a él como "Dr. Siltobark". Dado que teníamos que pasar muchas horas trabajando juntos, pensé que lo mejor sería conocer más a fondo a mi compañero. Tras preguntarle por su experiencia previa, me enteré de que era una persona excepcionalmente creativa e ingeniosa que incluso había fundado su propio laboratorio llamado INFLUX.


Los primeros días en el laboratorio se desarrollaron con normalidad, aunque no pude evitar percatarme de que al Dr. Siltobark le gustaba trabajar solo. Si le ofrecía mi ayuda, siempre la rechazaba alegando que el proyecto en el que estaba trabajando era demasiado complicado para las mentes mundanas. Menudos aires se gastaba el tío... Cuál fue mi sorpresa cuando una mañana, al llegar al laboratorio, vi que el Dr. Siltobark no estaba y que su puesto de trabajo era un auténtico caos. Con tanto secretismo me pudo la curiosidad, por lo que decidí echar un vistazo (no me miréis así.. vosotros también lo habríais hecho).


En ese momento, un nuevo email llegó a su ordenador y cuál fue mi sorpresa al ver que contenía un video del mismísimo Dr. Siltobark explicándome que había tenido "un problemilla técnico" con su proyecto y que necesitaba urgentemente mi ayuda para volver al laboratorio. ¿Qué remedio me quedaba? Sin su ayuda no sería posible sacar adelante el trabajo que teníamos entre manos aquel verano, por lo que empecé a leer sus apuntes y pronto me di cuenta de que si quería llegar al fondo del asunto debía ir al laboratorio INFLUX para entender cómo había empezado todo. Y a mí que me decían que trabajar en agosto es genial porque siempre está todo muy tranquilo...


La reserva


Si vosotros también tenéis algún compañero de trabajo con cierta tendencia a crear más problemas de los que soluciona, estaréis más que preparados para echar una mano al Dr. Siltobark. Para ello deberéis ir al laboratorio INFLUX, pero tened en cuenta que son unas instalaciones muy confidenciales y que deberéis avisar previamente de vuestra hora de visita y del número de personas que seréis.


Esto podréis hacerlo a través de la página web de INFLUX, donde tenéis de manera clara toda la información necesaria de cara a preparar vuestra visita. Por último, para formalizar vuestra reserva, deberéis abonar el importe necesario en función del número de personas que seáis.


Local, historia y objetivo


Los laboratorios INFLUX se encuentran en el madrileño barrio de Prosperidad, a pocos minutos andando de la estación de metro que lleva el mismo nombre (Línea 4). Si decidís ir en coche, tened en cuenta que esa zona de aparcamiento es de pago y, en su mayoría, el límite máximo de estacionamiento son 2 horas por lo que es importante programar bien vuestra visita y el tiempo que estaréis allí.


En mi caso, al ser agosto y estar Madrid prácticamente vacío, pude aparcar en la misma puerta de los laboratorios (por fin el karma me recompensa de alguna forma). Dado que el Dr. Siltobark parecía estar en verdaderos apuros y no quería que nada se me pasase por alto en mi investigación, decidí pedir ayuda a mi amiga Alba, con la que había trabajado varios años en el laboratorio y sabía que era perfecta para una misión así. Además, nuestras respectivas parejas, Paco y Guille, insistieron en venir con nosotras, por lo que a la hora exacta de nuestra visita estábamos los cuatro en la puerta y llamamos al timbre de las instalaciones.


Una vez en el interior, nos llamó la atención el gran tamaño que tiene el recibidor y, en seguida, recibimos las instrucciones necesarias para saber por dónde comenzar nuestra visita y cómo guardar nuestros objetos personales. La verdad es que los primeros minutos de la experiencia (pre-game) nos sorprendieron mucho por la cantidad de espacio dedicado a ello y, sin duda, es un punto fuerte en cuanto a inmersión se refiere. Sin embargo, creemos que el espacio podría haber estado mejor aprovechado y, una de las estancias en concreto, nos habría gustado que hubiese formado parte del juego de manera mucho más activa en lugar de ser un elemento de transición.


Pronto tuvimos las primeras noticias del Dr. Siltobark y descubrimos que el "pequeño contratiempo" que había tenido en realidad era mucho más serio. Para poder ayudar a mi compañero sería necesario que utilizáramos el transportador que había diseñado para viajar al Medio Oriente y buscar el rastro de un legendario objeto que le permitiría volver junto a nosotros. ¡Y yo que pensaba que este verano me quedaba sin viajar!


Ambientación y juegos


Si la inmersión es uno de los puntos fuertes de INFLUX, la ambientación no tiene nada que envidiarle. Nada más salir del transportador y poner un pie en el Medio Oriente nos quedamos embobados viendo todo lo que teníamos alrededor. A medida que fuimos avanzando en nuestra aventura, el nivel de detalle en los escenarios que se recreaban incluso iba en aumento. Cada una de las estancias recrea un ambiente diferente y al pasar por cada una de ellas sentíamos que estábamos dentro de la película de Aladdín.


En cuanto a los enigmas, se trata de una sala con un alto componente tecnológico, en el que la gran mayoría de juegos se resolverán a través de mecanismos integrados en los distintos componentes de la sala. Aunque tranquilos, para los amantes de las salas de escape más clásicas, también tendréis varios candados a los que enfrentaros para conseguir el preciado objeto que ayude al Dr. Siltobark.


La dificultad de los juegos es media y, si bien no son necesarias grandes dotes de búsqueda, sí que os recomendamos que estéis atentos a todo lo que os rodea porque la capacidad para relacionar distintos elementos, e incluso una buena memoria, sí que serán vuestros mejores aliados. Además, otro de los puntos fuertes de la sala es que en muchos momentos permite avanzar con varias líneas de juego en paralelo, lo cual la hace idónea para que los diferentes integrantes del grupo os dividáis y repartáis la tarea. Sabemos que los juegos físicos siempre son los más difíciles de integrar en una sala y, aunque en "Siltobark, la magia de oriente" es una sala perfectamente accesible para todo tipo de jugadores y no tiene grandes retos físicos, sí que cuenta con varios juegos o momentos que consiguen romper con la rutina "mental" y dar a la experiencia un carácter más aventurero.


En conclusión, se trata de una sala que escapistas experimentados disfrutarán y que por la fluidez de los juegos, inmersión y ambientación es absolutamente idónea para iniciar a jugadores en el mundillo de los escape rooms, ya que cuenta con todos los elementos necesarios para "engancharles". En cuanto al número de jugadores, es una sala asequible para grupos de 2-3 personas acostumbradas a dividirse aunque por espacio grupos de 4 e incluso 5 jugadores también podrán moverse sin problema.


¿Lo conseguimos?

Durante toda la experiencia fuimos avanzando sin grandes problemas de un enigma a otro, sin embargo, en el momento final las prisas nos jugaron una mala pasada y tardamos un montón en resolver el último reto. No porque fuese complicado o poco intuitivo, es que somos de esos grupos que bajo presión funcionamos fatal de los fatales. Por suerte, llevábamos margen de sobra y finalmente conseguimos recuperar el misterioso objeto que el Dr. Siltobark necesitaba. ¿Que qué hizo el excéntrico científico con él y si consiguió volver? Para averiguarlo, deberéis visitar por vosotros mismos los misteriosos laboratorios INFLUX...

En cualquier momento le salen ojos y boca al cactus y echa a correr como Cactilio...

Valoración y puntuaciones


- A destacar: La fase de pre-game, ya que cuenta con espacios diseñados exclusivamente para ello, evitando que los distintos grupos coincidan. El nivel de ambientación durante toda la experiencia, mecanismos bien integrados y juegos fluidos que permiten avanzar en paralelo. La Game Master, que nos dio de manera clara las ayudas durante el juego y al salir tuvimos una agradable charla en la que nos recomendó salas de Madrid.


- A mejorar: Parte del espacio destinado al pre-game podría aprovecharse mucho más para hacerlo formar parte de la historia, incluyendo juegos y haciendo que la experiencia fuese mayor y más completa. Dar mayor protagonismo al game master, por ejemplo, integrando su personaje dentro de la historia ya que aportaría dinamismo y sería un elemento adicional a la experiencia.




Opiniones de otros jugadores: TripAdvisor



Datos de contacto:

Calle de Canillas, 97, 28002 Madrid

628 64 68 74

83 vistas0 comentarios