Buscar
  • Escapa2

'Un caso perdido 2.0: más perdido que nunca', Action House (Agosto 2019, Madrid)

Actualizado: 22 de nov de 2020

El profesor Alejandro Altarriba la vuelve a liar en este nuevo caso perdido. Reúne a tus amigos y prepárate para vivir la historia más loca mientras investigáis su paradero. ¿Conseguiréis que vuelva a las clases de ballet?




¡Renovarse o morir! Es lo que pensaron los chicos de Action House, una de las empresas escapistas de referencia en la capital, cuando decidieron darle un lavado de imagen a sus dos salas: Un Caso Perdido y Ratas de Biblioteca. Aunque en esta segunda sala la transformación acaba de comenzar, con un caso perdido se pusieron manos a la obra mucho antes y desde hace unos meses se puede volver a disfrutar de ella. ¡Sí, es rejugable! Cuando nos enteramos de esta noticia, enseguida tuvimos claro que la visita era obligatoria.


Así pues, unos días antes de las vacaciones de verano, María reunió a su equipo Dominion al tiempo que yo pasaba lista al equipo Escapaditos y fuimos para allá. Por separado, eso sí, pero es que guardamos tan buen recuerdo del primer caso perdido que no queríamos que nadie se perdiera este segundo. Al fin y al cabo... ¡Estaba más perdido que nunca y necesitábamos toda la ayuda posible para resolverlo!


La reserva


Para poder atravesar la famosa puerta morada, tendréis que anunciar previamente vuestra llegada. No querréis encontraros todo manga por hombro, ¿verdad? Para algo cuentan con mayordomo... Pues bien, bastará con que entréis en la página web y seleccionéis el juego en cuestión. Veréis que la imagen promocional es la misma, con la diferencia de que esta vez cuenta con un pequeño subtítulo para indicar que se trata de una experiencia en su gran mayoría diferente.


Antes de seleccionar el día y la hora a la que vais a ir a jugar, es importante que si ya habéis hecho la primera versión de Un Caso Perdido os leáis el apartado donde os dirá qué porcentaje de la sala ha variado en función de la fecha en que fuisteis a resolver el caso anterior. Además, tened en cuenta que los precios varían si vais entre semana o sábados y domingos. Una vez hecho esto, tendréis que realizar el pago al completo a través de la web.


Local, historia y objetivo


El local se encuentra en el barrio de Prosperidad, siendo Cruz del Rayo (Línea 9) y Prosperidad (Línea 4) las estaciones de metro más cercanas. Aprovechando que más de la mitad de la población española se encontraba en Benidorm, fuimos en coche y enseguida encontramos aparcamiento, pero tened en cuenta que se trata de una zona de pago. Sin embargo, esto se complica durante el resto del año, por lo que quizá tirar de transporte público sea la mejor opción para llegar.


Llegamos antes de la hora, por lo que decidimos hacer un alto en el camino y comprarnos un café. Café que acabó en mi camiseta. Por suerte llevábamos otra en la mochila, así que procedí a cambiarme allí mismo cuando una cabeza asomó por la puerta morada. Lo primero que pensamos es que su cara nos recordaba muchísimo a alguien a quien tenemos mucho aprecio, pero era imposible porque se presentó como Mínimo. Qué curioso, no? Habría jurado que era... bueno, es igual. Supusimos que Bruno, el mayordomo, estaba librando aquel día, así que fue Mínimo el encargado de darnos la bienvenida de la forma más excéntrica que os podáis imaginar. ¿Os acordáis del vestido de filetes de Lady Gaga? Bah, una principiante a su lado...


Al parecer, se trataba del heredero de aquella casa tan peculiar y es que, haciendo alarde de una actuación espectacular y realmente hilarante en la que cada cosa que pasaba era más surrealista que la anterior (tanto que me acabó echando de la casa), nos contó que su padre había muerto recientemente y que por eso estaba allí. Algo que nos venía a las mil maravillas al ser nuestro contacto para encontrar a Alejadro Altarriba, nuestro querido profesor desaparecido hacía ya unos días. Nadie sabía dónde se encontraba, pero su maletín había quedado a recaudo de Mínimo y ahora que por fin lo teníamos en nuestro poder podíamos comenzar a investigar...


Además de todos los datos anteriores con los que empezar a tirar del hilo, recibimos información acerca de las normas básicas de la sala así como pequeñas pinceladas sobre el funcionamiento del juego por medio de un vídeo la mar de bien integrado con la estética del lugar. Una forma estupenda para que los jugadores presten atención sin romper la magia del momento. Ahora así... ¡A buscar al profesor!


Ambientación y juegos


Acompañados por Mínimo, entramos en la habitación donde se desarrolla el juego y enseguida nos vino a la mente aquel dormitorio un tanto rococó de la primera versión de Un Caso Perdido. ¡Mirásemos hacia donde mirásemos no quedaba ni rastro de él! Las paredes eran de otro color y los muebles habían cambiado por completo, otorgando a la estancia un toque más siniestro que el que la versión anterior. Eso sí, manteniendo siempre la esencia Action House. ¡Definitivamente, estos chicos han sido capaces de crear un estilo propio!


Si bien es cierto que en esta primera parte notamos un gran cambio de ambientación con respecto a la versión 1.0, a medida que avanza el juego esas diferencias son menores. Con esto no queremos decir que la ambientación sea peor, ni mucho menos, simplemente que no notaréis gran cambio si habéis jugado antes a Un Caso Perdido. Lo que sí que tienen en común todas las estancias es que son los propios enigmas los que actúan como elementos decorativos con una apariencia totalmente acorde a la historia de la sala, por lo que apenas encontraréis atrezzo que os despiste de vuestro objetivo. ¡Y menuda historia!


Según avancéis resolviendo los distintos enigmas que se os presenten, iréis formando parte activa de una película repleta de giros de guion que harán que estéis constantemente alerta por lo que pueda pasar. Y es que a esa decoración un tanto siniestra, hay que añadirle una intrincada historia desarrollada de forma impecable gracias a la actuación de Mínimo. ¡Si os contásemos todo lo que sucedió allí dentro jamás nos creeríais! Sin embargo, lo que pasa en Action House se queda en Action House, amigos... Solo os diré que allí se escucharon rezos frente a altares improvisados mientras otro de nosotros era pillado in fraganti liándose consigo mismo frente a una esquina (sí, fui yo, mejor no preguntéis) y otro enseñaba los dibujitos de su ropa interior... ¿Me creéis ahora cuando os digo que en Action House puede pasar de todo?


En cuanto a los juegos, prácticamente todos son diferentes a la versión anterior, solo hubo un par de ellos que nos recordaron a la primera vez que estuvimos allí. Encontraréis algún que otro candado, pero la mayor parte de los enigmas hacen uso de la tecnología para adaptarse a la rápida evolución de las salas de escape. Esto es algo que aporta un gran dinamismo a est tipo de experiencias, algo que se vio reflejado en lo rápido que se nos pasó el tiempo allí dentro. Fue tan divertido que, aunque en nuestra primera visita a Un Caso Perdido no conseguimos salir a tiempo y ya íbamos bastante predispuestos a meterle caña desde el principio, todo fluyó con tanta naturalidad que enseguida se nos olvidó la cuenta atrás y empezamos a disfrutar de cada momento.


Las pruebas están muy bien hiladas unas con otras, por lo que sin daros cuenta seréis conducidos de una a otra por los propios enigmas. En todo momento podréis separaros para hacer cosas diferentes, ya sea resolviendo juegos o buscando aquello que os puede hacer falta para activar según qué mecanismos. Además, la dificultad de los mismos no es muy elevada, a excepción de uno en concreto en el que hay que relacionar entre sí un número de elementos mayor al habitual para encontrar la solución. Por todo ello, creemos que los grupos de unos cuatro jugadores encontrarán el equilibrio perfecto entre jugar de forma fluida y pasárselo en grande con los amigos. Id a hacedles una visita, ¡no os arrepentirés!


¿Lo conseguimos?

Por fin pudimos quitarnos esa espinita que teníamos clavada desde septiembre de hace dos años y no solo conseguir salir a tiempo, sino que además nos sobraron algo más de diez minutos. Eso sí, si por nosotros fuera habríamos seguido jugando durante horas si nos hubiesen dejado. Una vez finalizado el juego, nos hicimos la foto grupal además de otras cuantas con una polaroid para poder llevarnos cada uno de nosotros un recuerdo de aquella tarde tan divertida.


Y si nuestra entrada al local había sido disparatada, la salida no podía serlo menos. Tendríais que haber visto las caras del grupo que ya estaba esperando en la puerta cuando la abrimos y salimos corriendo de allí como si nos estuviese persiguiendo el mismísimo diablo. Seguro que más de uno se pensó después si entrar o no. ¡Brutal!




Valoración y puntuaciones


- A destacar: Como siempre en Action House, es digno de admirar la espectacular inmersión que se consigue desde que pones un pie en el local hasta que sales; la actuación de Mínimo (sigo pensando que me suena de algo), no pudimos reirnos más con cada una de sus ocurrencias; el carácter tecnológico que ha adquirido la sala y la forma de integrarlo con una historia muy, pero que muy, loca.


- A mejorar: Echamos de menos una mayor interacción con uno de los personajes clave de la historia que podría haber dado mucho más juego; se podría terminar de dar una vuelta a la ambientación de la segunda parte para que impresione más si has jugado a la versión anterior; echamos de menos algo más de innovación con respecto a Un Caso Perdido 1.0, sobre todo teniendo en cuenta el tiempo que ha pasado desde entonces, pero bueno, ya sabemos que cuando las cosas se hacen bien desde el primer día... ¡Luego cuesta mucho superarse!






Opiniones de otros jugadores: TripAdvisor



Datos de contacto:


Calle Luis Vives 6 28002 Madrid

640 25 24 45

info@actionhouse.es



276 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now