Buscar
  • Escapa2

'El equipo D', DragonRoom (Julio 2020, Madrid)

Forma parte del Equipo D, destruye cuanto antes la base enemiga y limpia así el nombre de los cuatro soldados que antaño fueron injustamente encarcelados.



  • Nombre de la empresa: DragonRoom

  • Nombre de la sala: El equipo D

  • Número de jugadores: 2-5 personas (sin opción a combate)

  • Precio: 50€ - 80€ (en función del número de jugadores)

  • Duración: 60 minutos


El norte de Madrid está de enhorabuena y es que cada vez son más las salas de escape que están abriendo por esta zona. Nosotros ya hemos visitado algunas de ellas, como El Secreto de la Marina, de Tangram, a escasos kilómetros de donde vive María, en San Sebastián de los Reyes. Por eso, cuando me enteré de que un nuevo local abría en Tres Cantos, lugar donde trabajo, me puse manos a la obra y rápidamente engañé a unos cuantos compañeros de laboratorio para que se viniesen conmigo y ver qué nos tenían preparado los chicos de DragonRoom.


¿Seríamos capaces de dejar a un lado las probetas y reacciones químicas para pasar a formar parte de un escuadrón militar y desmantelar una base de armas ilegales? Al fin y al cabo... ¿Quién mejor que un químico para elaborar un cóctel Molotov llegado el caso?


La reserva


La reserva podréis hacerla a través de la página web, la cual nos pareció bastante intuitiva gracias a su estética minimalista. Una vez allí, únicamente tendréis que seleccionar qué día y a qué hora os viene mejor armaros hasta los dientes para que se os abra un cuestionario donde podréis indicar, además de algunos datos personales como puede ser vuestro nombre, el número de jugadores que vais a ser y la experiencia que tenéis en esto del escapismo para que ellos puedan regularos la dificultad.


Si sois agentes con callos en los dedos de tanto abrir candados, os darán la opción de no recibir pistas. En nuestro caso, y puesto que no todos los miembros del equipo llevaban tantas salas a sus espaldas, elegimos un nivel inferior para recibir pistas en caso de que nos encontrásemos demasiado atascados. ¡No pidáis más de nosotros! Levantarse a las seis de la mañana, trabajar durante ocho horas seguidas y presentarnos en un Escape Room sin apenas descanso entre medias es más que suficiente para acabar con encefalograma plano. Vamos, que no me habría extrañado que hubiésemos acabado disparándonos entre nosotros. ¡Venga, a por ello, que no hay dolor!


Local, historia y objetivo


El local se encuentra en mitad de un pequeño parque en el centro de Tres Cantos, muy cerca de la Avenida de Viñuelas, una de las arterias principales de la ciudad donde además podréis encontrar un sinfín de cafeterías y restaurantes donde poder llenar el buche antes o después de enfrentaros a vuestra misión. Eso sí, no podéis iros de allí sin probar uno de los "manolitos" de la Pastelería Artesanal Manolo que encontraréis en esa misma avenida a muy pocos metros del local. ¡Están para chuparse los dedos!


Si venís en coche no tendréis problema para aparcar. Además de lo amplia que es la avenida y las calles colindantes, vimos un pequeño parking al aire libre junto al local que seguro que os facilitará bastante el tema del aparcamiento. Si por el contrario lo vuestro es el transporte público, en la propia web os ofrecen varias opciones para que podáis llegar hasta allí sin problema, ya sea combinando Renfe y autobús o directamente cogiendo un autobús desde Plaza de Castilla. Echadle un ojo a la página de DragonRoom porque aparece perfectamente explicado.


Después de alimentar estómago y cerebro, nos dirigimos hacia la puerta del local. Puesto que todavía quedaban algunos minutillos hasta la hora exacta de la reserva, hicimos algo de tiempo bajo la sombra de uno de los árboles del parque. Tras deshidratarnos a base de sudar la gota gorda (eran las cuatro de la tarde y la ola de calor africana pegaba de lo lindo), llamamos a la puerta y, con nuestras mascarillas siempre puestas, entramos en una pequeña recepción donde pudimos limpiarnos las manos con gel hidroalcohólico y dejar nuestras pertenencias. Una vez hecho esto, se activó un vídeo donde nos explicaron las normas básicas de la sala así como la misión que nos había llevado hasta allí: hacía ya unos cuantos años, cuatro grandes soldados fueron encarcelados por un delito que no habían cometido. Por suerte, lograron fugarse de la prisión y ahora sobreviven como pueden mientras continúan en busca y captura. Tras años de investigación, dichos soldados han descubierto que la organización que los llevó hasta la cárcel están desarrollando armamento ilegal para acabar con gran parte de la población, por lo que necesitan agentes experimentados como nosotros para formar parte del Equipo D y destruir la base enemiga. ¡Soldados, en formación!


Ambientación y juegos


Tras una introducción inmersiva donde la interacción con los Game Master juega un papel importante, nos vimos de lleno metidos en faena. Por la forma en que comienza la misión, vuestro primer objetivo será común y tendréis que ayudaros unos a otros para poder seguir avanzando. Esto permite que los jugadores se centren desde el primer momento en una tarea que marca la casilla de salida, evitando así que se dispersen sin saber muy bien qué hacer. Una vez superado el primer obstáculo, es importante que investiguéis bien todas aquellas estancias por las que iréis pasando. La ambientación de todas esas habitaciones está bien integrada en la historia y la temática de la sala, lo que facilita que creáis que os encontráis en una base militar. No se trata de estancias especialmente grandes, por lo que es posible que grupos numerosos puedan llegar a entorpecerse en lugar de ayudarse. Nosotros éramos cuatro y estuvimos cómodos, tanto por espacio como por la cantidad de pruebas, pero creemos que cinco jugadores pueden llegar a disfrutarlo menos en ese sentido.


Si sois fans incondicionales del Equipo A, os vais a ir encontrando con varios guiños a la mítica serie de televisión que seguro que os traerán muy buenos recuerdos. Confieso que por edad jamás he visto la serie, pero aun así fui capaz de reconocer algunos de ellos. Por otro lado, aquellos que pasaron desapercibidos ante mi ignorancia en el tema, me los indicaron una vez finalizada la misión y quedé gratamente sorprendido con la cantidad de detalles que han tenido en cuenta a la hora de crear la sala.


En cuanto a los enigmas, se trata de una sala mayoritariamente lineal, aunque sí que es cierto que en alguna ocasión tendréis que volver sobre vuestros pasos para ayudaros de algunos elementos presentes en otras habitaciones. Aunque encontramos algún que otro elemento digital, la mayor parte de los juegos se basa en la introducción de códigos y apertura de candados, por lo que podría decirse que la sala presenta una carácter clásico. La dificultad de los juegos no es demasiado elevada, pero es posible que en algún momento tengáis que relacionar varios objetos al mismo tiempo para encontrar la solución a alguno de los enigmas y esto siempre complica un poco las cosas. ¡No esperaríais que la misión fuese pan comido!


Además de los juegos clásicos, los chicos de DragonRoom han incluido una prueba de habilidad con la que lo pasamos como enanos. Nos comentaron que es común que todos los miembros del equipo se peleen por hacerla (en el buen sentido de la palabra, claro), pero nosotros estábamos tan compenetrados que en lugar de eso nos facilitamos la tarea los unos a los otros como buenos compañeros de trabajo que somos (ejem, ejem). Gracias a ello, mantuvimos muy buen ritmo a lo largo de toda la experiencia, algo a lo que también contribuye la lógica con la que están diseñados los enigmas, favoreciendo así a que los jugadores fluyan por la sala y no se vuelvan locos pensando donde introducir un código u otro. A todo ello hay que añadir un final que no esperábamos y que nos regaló uno de los momentos más divertidos cuando caímos en la cuenta de que para resolverlo teníamos que usar algo sobre lo que habíamos bromeado anteriormente. Gracias a ellos nuestras bombillas se encendieron al instante y tuvimos uno de esos momentos "chispas" en el que expresamos en voz alta y al mismo tiempo la idea que habíamos tenido y... ¡Eureka!


En definitiva, se trata de una sala de dificultad muy asequible, con una ambientación correcta siempre fiel a la temática escogida y con enigmas suficientes para que equipos de tres o cuatro personas puedan jugar cómodamente.


¿Lo conseguimos?

A pesar de ser la primera vez que jugábamos como equipo, hicimos buen uso de la experiencia que teníamos trabajando juntos y conseguimos desmantelar la base de armamento ilegal con unos cuantos minutos de sobra. Como dirían los miembros del Equipo A: ¡Me encanta que los planes salgan bien!


Más que del "Equipo A" parezco el de "Los pecos" con esa peluca

A la salida estuvimos charlando un rato con nuestros Game Master, y a la vez dueños del local, quienes a pesar de haberse visto afectados de lleno por la maldita pandemia (abrieron escasos días antes del confinamiento), estaban muy ilusionados por poder volver a la carga. Además, nos contaron que tenían una ruta de escapes entre manos de la que formarían parte otros locales presentes en el norte de Madrid. Si no conocéis todavía esta ruta y queréis vuestro pasaporte para ganar los 900€ que se sortean entre todos los jugadores que la terminen, podéis echarle un ojo en la web de Escapa la sierra.


Valoración y puntuaciones


- A destacar: La introducción inmersiva, valoramos mucho que la experiencia comience desde que atraviesas la puerta del local para darle mayor veracidad a la historia; la cantidad de guiños y detalles presentes en la sala acerca de la mítica serie de televisión de El Equipo A; la fluidez con la que se resuelven los enigmas, en esta sala la sensación de frustración no tiene cabida.


- A mejorar: Incluir efectos de luces y sonido en determinados momentos del juego para generar algo más de tensión y que la inmersión sea aún más completa; incluir algún elemento decorativo más en algunas de las estancias, nos pareció que la primera de ellas se encontraba algo por encima del resto; aprovechando que nuestro papel es el de ser soldados, estaría bien que además de la prueba de habilidad hubiese alguna otra más física que las demás; creemos que la historia de la sala puede dar pie a que el Game Master esté implicado de una forma mucho más activa a lo largo del juego, pudiendo entrar y crear situaciones de tensión en algunos momentos clave.


Opiniones de otros jugadores: TripAdvisor



Datos de contacto:

Sector Embarcaciones 28, 28760 Tres Cantos (Madrid)

611 638 815

info@dragonroom.es

58 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now