Buscar
  • Escapa2

'La fortuna de los Addams', Addams House (Agosto 2019, Barcelona)

Actualizado: ene 22

Adéntrate en la mansión de la familia Addams, sortea toda clase de pruebas y acertijos, y encuentra su fortuna. ¿Serás capaz de resolver el reto de La Fortuna de los Addams y escapar a tiempo?



  • Nombre de la empresa: Addams House

  • Nombre de la sala: La fortuna de los Addams

  • Número de jugadores: 2-6 personas (sin opción a combate)

  • Precio: 66-108€ por sala (en función del número de jugadores)

  • Duración: 80 minutos

Tras un duro día cazando fantasmas, huyendo de una temible purga y ayudando a Batman en su última misión, decidimos acabar el día en la casa de la peculiar Familia Addams, ya que nos habían dado el soplo sobre una tentadora herencia que escondían en el caserón y que nos vendría de perlas para la entrada del chalet en Benidorm al que Fer y yo tenemos echado el ojo.


A aquellas alturas del día llegábamos con las pilas en reserva, por lo que decidimos parar antes a tomar unos refrescos y algún que otro bocata en un bar cercano (¡estaban de rechupete, por cierto!) y así despertar a nuestro cerebro con una buena dosis de azúcar y cafeína. Por suerte, contábamos con una motivación extra aquella noche y es que La Fortuna de los Addams sería nada más y nada menos que... ¡Mi sala número 100!


La reserva


Si vosotros también queréis probar suerte burlando el sistema de seguridad de la casa de los Addams, tendréis que reservar vuestro turno a través de la página web, indicando el día y hora en que acudiréis, así como el número de ladronzuelos que formarán vuestro grupo.


Toda recompensa tiene un precio, y en este caso será necesario que en el momento de reservar vuestra plaza abonéis el 50% de la tarifa total, pudiendo pagar el resto cuando terminéis vuestra misión. ¿Qué son unos pocos eurillos a cambio de la fortuna que podéis conseguir? ¡Calderilla!


Local, historia y objetivo


La casa de los Addams se encuentra en el barrio de San Andrés del Palomar, Barcelona, y podréis llegar hasta allí sin problemas en coche o en metro, ya que la parada de Sant Andreu (Línea L1) se encuentra a pocos minutos caminando. Una vez allí, no tendréis problema en identificar cuál es la casa de los Addams, ya que los cartelones de las ventanas y la puerta la diferenciaN sin lugar a dudas de las casas de los vecinos.


Como ladrones de puntualidad británica que somos, llamámos al timbre a la hora indicada y pasamos al interior, donde nos pusimos cómodos en un salón decorado con todo lujo de detalles. Allí seguimos las curiosas indicaciones que nos fue dando el ama de llaves y, de una manera que en mis 99 salas anteriores no había visto, nos recordaron el objetivo de nuestra misión y algunas normas básicas que no debíamos olvidar: La Familia Addams son poseedores de una gran fortuna y para ponerla a salvo han decidido instalar un sistema de alta seguridad. Para poner a prueba dicho sistema, están buscando grupos de expertos que sean capaces de resolver toda clase de pruebas y acertijos y así comprobar si su sistema es totalmente seguro. ¿Quién dice que por haber jugado muchas salas de escape uno no puede seguir sorprendiéndose? ¡Os aseguro que las sorpresas no habían hecho nada más que empezar!


Ambientación y juegos


Cuando el Game Master nos dio el pistoletazo de salida confieso que me encontraba un poco descolocada, ya que no entendía exactamente dónde estábamos o cuáles eran los siguientes pasos que debíamos dar. Sin embargo, muy pronto descubrí que eso es precisamente lo que los chicos de Addams House buscan y ese desconcierto inicial enseguida dejó paso a un carrusel de emociones de 80 minutos en los que no dejamos de reír, de sorprendernos y, sobre todo, de DIVERTIRNOS en mayúsculas.


No sé si el hecho de que La Fortuna de los Addams fuese mi sala número 100 me dio acceso al nirvana escapista en el que todo es paz y felicidad, pero lo cierto es que se me hace muy complicado no contar con pelos y señales todo lo que viví allí, ya que desde los primeros minutos tuve algún tipo de conexión mística con la sala que me hizo disfrutarla de manera especial de principio a fin. Empecemos hablando de la ambientación, uno de los puntos más fuertes de la sala, ya que han conseguido recrear una atmósfera única. Cada localización ha sido decorada con mimo, cuidando los detalles hasta el último rincón y consiguiendo que cada estancia tenga una identidad claramente diferenciada respecto a las demás. Sin duda, es unos de los factores que más nos ayudaron en la inmersión y otro claro ejemplo de esas veces en las que no sabes si estás en un escape room o en la atracción de un parque temático.


Y precisamente como si de un parque temático se tratase, los retos que tendréis que superar para conseguir haceros con la fortuna son dinámicos y fluidos y cuentan con un marcado carácter físico, por lo que requerirán que constantemente estéis yendo de un lado para otro dentro del espacio que tenéis. Además, se trata de una sala multilineal en la que puede avanzarse en paralelo por varios caminos, por lo que si la comunicación entre los distintos miembros del grupo es buena (en un determinado momento ya os aseguro que será imprescindible) podréis robarle unos cuantos minutos al cronómetro y avanzar mucho más rápido para conseguir vuestro objetivo. En nuestro caso, ver ante nosotros tantas posibilidades hizo que perdiéramos un poco el norte y que nos comportáramos como un niño que recibe todos los regalos de Navidad a la vez y que salta de uno a otro sin centrarse durante demasiado tiempo en cada uno de ellos. Tanto fue así, que debimos volver loca a la pobre Game Master, quien tuvo que pararnos los pies en más de una ocasión y reconducirnos muy acertadamente hasta nuestro objetivo prioritario. ¡Gracias por impedir que cundiera el caos!


La Fortuna de los Addams es una sala de generación 2.0 por lo que, aunque encontraréis algún que otro candado, la resolución de los juegos está basada principalmente en los mecanismos tecnológicos, lo que nos pareció todo un acierto para aumentar la sensación de inmersión como si estuvieras viviendo una película desde dentro. Además, como suele ser habitual en este tipo de experiencias, la dificultad de los juegos no es demasiado elevada, lo que sumado a los amplios espacios con los que cuenta, hace que la sala se pueda adaptar a un amplio rango de jugadores: desde parejas con experiencia que encontrarán en esta sala todo un reto a grupos de novatos de 5-6 jugadores que verán las muchas opciones que puede ofrecer un único Escape Room.


¿Lo conseguimos?


Después de muchas risas, wows de sorpresa, carreras frenéticas y algún que otro sustillo (¿verdad Fer?), conseguimos burlar el sistema de seguridad de los Addams y hacernos con su fortuna... ¡en tiempo record! O semi-record, no nos quedó demasiado claro, aunque eso era lo de menos teniendo el cuenta el subidón con el que salimos de allí.


Para entonces, se nos había olvidado la palabra "cansancio" y pudimos disfrutar de una de las mejores charlas post-game en mucho tiempo con Cris, nuestra Game Master.  Rememoramos alguno de los mejores momentos de la sala e intercambiamos opiniones y experiencias como escapistas, ya que ella también es toda una jugona. Finalmente, y con mucha pena por tener que marcharnos, nos hicimos la foto final de recuerdo. Eso sí, también quisimos que quedara reflejado para la posteridad lo mucho que nos habíamos divertido. ¡Vosotros elegís con qué foto os quedáis!


Nuestras caras de felicidad tras jugar Addams House y las de tristeza al saber que teníamos que marcharnos...

Valoración y puntuaciones


- A destacar: La ambientación de la sala en todas las estancias, la fluidez de los juegos y su carácter tecnológico. No es una sala estática, es necesario moverse continuamente de un lado a otro, lo cual aporta dinamismo. Gran trabajo de la Game Master para dirigirnos y darnos las pistas justas en los momentos necesarios. Se trata de una sala cuyo objetivo es que los jugadores se diviertan.


- A mejorar: Tuvimos la sensación de que podíamos tomar atajos con un par de juegos y resolverlos sin haber encontrado previamente todas las pistas necesarias. Uno de los juegos parecía poder resolverse "de varias formas", lo cual nos confundió al no saber si lo estábamos haciendo bien o no. Mejorar el acabado de algunos elementos decorativos debido al paso del tiempo o uso de los jugadores.




Opiniones de otros jugadores: TripAdvisor



Datos de contacto:


Carrer de Castellbell, 24, 08030 Barcelona

620 54 90 50

info@addamshouseescape.com


88 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now