Buscar
  • Escapa2

'La desaparición del profesor', La Cronosfera (Enero 2020, Madrid)

El profesor Maimónedes ha desaparecido en la línea espacio-temporal LC-8/21 y solo los mejores Cronoautas de la academia podrán restablecer el orden viajando hasta los años 20. ¿Tendréis el valor necesario para ello?



  • Nombre de la empresa: La Cronosfera

  • Nombre de la sala: La desaparición del profesor

  • Número de jugadores: 1-6 personas (sin opción a combate)

  • Precio: 39€ - 99€ (en función del número de jugadores)

  • Duración: 60 minutos


Cuántas ganas teníamos de poder hablaros de una sala que ha subido como la espuma desde que, recientemente, abriese sus puertas al público. ¡Y es que no es para menos! Nos referimos a La Desaparición del Profesor, de La Cronosfera: Agencia del Tiempo. Después de estar esperándola con tantas ganas como la carta de Hogwarts, recibimos por fin una citación en las dependencias de la mayor agencia especializada en la detección y corrección de anomalías espacio-temporales.


Para la misión que tenían entre manos necesitaban a los mejores Crononautas de la academia y ahí es donde entramos en juego nosotros. Por alguna extraña razón, pensaron que reuníamos las cualidades necesarias para solucionar el problema que los mantenía en vilo. Lo que ellos no sabían es que si nos sacamos el título de Crononautas, fue gracias a que copiamos en la mayoría de exámenes. Por supuesto, esta vez tampoco revelamos nuestro secreto. Ante nosotros teníamos la oportunidad de demostrarnos a nosotros mismos que, a pesar de todo, éramos dignos agentes de La Cronosfera y no pensábamos dejarla escapar. ¡Sacad las chuletas, que allá vamos!


La reserva


Como queremos que todos podáis formar parte de La Cronosfera, os vamos a dar unos trucos para que podáis saltaros los exámenes y así poder enfrentaros a una de sus misiones sin tener que pasar por el duro proceso de selección. Para ello solo tenéis que entrar en la web de la agencia (la hemos hackeado para que todos tengáis acceso), seleccionar la anomalía espacio-temporal que queráis solucionar, especificar qué día y a qué hora os viene mejor intentarlo y, por último, detallar cuántos agentes vais a participar en la misión. Además, tendréis la oportunidad de elegir el nivel de dificultad de la misma en función de lo capacitados que os veáis para ello.


Por supuesto, saltaros el proceso de selección tiene un precio, y si queréis que mantengamos la boca cerrada y aquí nadie se entere de nada, tendréis que pagar unas tasas al completo vía web. De esa forma, aquí paz y después gloria, camaradas.


Local, historia y objetivo


La Cronosfera se encuentra en pleno barrio de Tetúan, a tan solo unos pasos de la estación de metro Tetuan (Línea 1). Nosotros, que nos hemos vuelto unos comodones, decidimos ir en coche y la verdad es que no tuvimos ningún problema en aparcar. Eso sí, tenéis que tener en cuenta que se trata de una zona de pago, por lo que, si pensáis quedaros por la zona más tiempo o el coche no es lo vuestro, el transporte público es la mejor opción.


La entrada es una de las más bonitas que hemos visto hasta el momento. Cuidada hasta el más mínimo detalle, con un gusto por la estética excepcional y la presencia de un cartelito lgtbi que nos pareció una maravilla. Valiéndose de esos detalles han sido capaces de crear un micromundo alrededor de su empresa, dándole al local una personalidad propia que se vio reforzada al cruzar la puerta.


La bienvenida a la agencia es algo diferente a la habitual y tiene ese punto de misterio que tanto nos gusta cuando entramos en un local de este tipo. ¿Qué tenemos que hacer? ¿Qué va a pasar ahora? Tras unos segundos de vacilación en los que aprovechamos para echarle un vistazo al baño (tenéis que hacerlo, merece mucho la pena), un video introductorio hizo que prestásemos toda nuestra atención a la pantalla que teníamos delante. Las instrucciones de la sala, así como el objetivo de la misma, estaban perfectamente integradas con la estética y la historia que envuelve a La Cronosfera. Durante los minutos que duró el video, se fue creando un clima perfecto para ir entrando en materia y que nuestro espíritu académico fuese ganando confianza con respecto a la misión que teníamos por delante. ¡Que no era moco de pavo! El profesor Maimónedes, un agente de La Cronosfera, no ha cumplido las tareas esperadas en la línea temporal correspondiente. Por ello, es imprescindible que un grupo de Crononautas viajen hasta 1920 para internarse en la residencia del profesor y descubrir qué ha ocurrido.


Una vez finalizado el vídeo, seguimos a pies juntillas sus últimas y excéntricas indicaciones y pusimos rumbo a 1920. El futuro pasado, pasado futuro… ¿presente? Bueno, lo que sea, ¡estaba en nuestras manos!


Ambientación y juegos


La Desaparición del Profesor es de esas salas que, valiéndose de una decoración propia de una temática más tradicional como puede ser la de un despacho o una mansión, entra por los ojos gracias a una estética muy cuidada y personal. Desde luego, daba la sensación de que nos encontrábamos en el hogar de alguien excéntrico y que escondía muchos secretos. Secretos que poco a poco fuimos descubriendo y que, en más de una ocasión, nos dejaron con la boca abierta. Además, se nota que se ha puesto un especial cuidado en que el jugador tenga la sensación de encontrarse en plenos años 20 gracias a la decoración, la música ambiental y algún que otro objeto que ni siquiera sabía cómo se usaba. ¡Menos mal que aprendí pronto porque nos sacó más de un apuro!


En cuanto entramos en la mansión nos dividimos para echar un vistazo a cada rincón de la misma. Prácticamente desde el comienzo se os planteará una larga lista de juegos para que vayáis avanzando en vuestra aventura en la medida de lo posible. Tanto fue así que, pocos segundos después, cada uno de nosotros ya contaba con un sinfín de pistas y elementos que, tras poner en común, nos dejaron claro que eso de “divide y vencerás” sería la clave para completar con éxito la misión. Dicho y hecho, cada miembro del grupo se centró en resolver un enigma diferente, siempre con la antena puesta en lo que hacían los demás para no perderse ni un detalle. Es importante que prestéis atención a los textos que vayáis encontrando pues, sin ser tediosos ni extensos, contendrán información importante para resolver los enigmas. En más de una ocasión nos quedamos un poco atascados por no leerlos bien, pero en cuanto descubrimos que aquellos textos serían nuestros mejores aliados, no tuvimos reparo en releerlos las veces que hicieran falta. ¡Y menos mal!


El tiempo se nos pasó volando, no solo por lo divertido que fue resolver los enigmas (vivimos un momento “misión imposible” un tanto surrealista que nos arrancó más de una risa al vernos unos a otros hacer lo que estábamos haciendo sin saber si iba a funcionar), sino porque además la historia está tan bien desarrollada que mantuvo el interés y el misterio hasta el final. ¡El profesor escondía muchos más secretos de lo que parecía! Todo ello acompañado de la maravillosa intervención del Game Master durante ciertos momentos de la aventura totalmente metido en su personaje y una serie de acontecimientos que fueron teniendo lugar y que aportaban frescura a la experiencia.


En cuanto a la naturaleza de los juegos, la Desaparición del Profesor combina algunos candados con una serie de mecanismos perfectamente integrados en la habitación. Además, no solo tendréis que hacer uso de la mente para resolverlos, sino que en alguna ocasión el cuerpo os servirá para avanzar en vuestra misión.


En definitiva, se trata de una de las salas que más merece la pena jugar en Madrid y en la que nadie se quedará de brazos cruzados por muchos integrantes que seáis en el grupo. Una estética muy cuidada, personalidad propia y un sinfín de juegos que os mantendrán en vilo durante toda la partida. Eso sí, la dificultad es algo elevada, tanto por la complejidad de algunos enigmas como por la cantidad de ellos que os vais a encontrar, por lo que id preparados y no os durmáis en los laureles. ¡Descubrir el secreto del profesor no va a ser fácil!


¿Lo conseguimos?

A pesar de haber escogido el nivel difícil, y gracias a la divertida y sutil ayuda de nuestro Game Master en los momentos clave, conseguimos resolver el misterio y reestablecer el orden en la línea temporal afectada a falta de algunos minutos. Una vez de vuelta en el presente, el nuestro al menos, recibimos eufóricos a los dueños de La Cronosfera. Aunque a decir verdad, todavía no tengo muy claro quién estaba dando más saltos de alegría por la emoción. Si ellos o nosotros. ¡Parecíamos Teletubbies celebrando que el sol ya tenía edad suficiente de ir al colegio!


Aunque el sombrero de Paco parece que esté pegado con Photoshop, os prometemos que lo llevaba puesto.

Entre que nosotros teníamos la adrenalina por las nubes y que ellos son como Cupidos lanzando flechas de amor para dejar prendados a los clientes (qué cosas más majas, por favor), no queríamos marcharnos de allí. Tanto fue así que, refresco en mano (sí, son tan achuchables que hasta cuentan con detalles como ofrecer bebidas a los jugadores una vez terminada la partida), pasamos un rato muy agradable charlando con ellos, comentando los aspectos de la sala que más nos habían gustado y rellenando una pequeña encuesta final cuyo objetivo es ver en qué pueden mejorar en base a la opinión de los jugadores. ¡No se conforman con poco y eso se nota!


Si en algo coincidimos al salir a la calle, además de en lo bien que lo habíamos pasado, fue en que estábamos deseando volver a visitar aquella agencia para formar parte de futuras misiones. ¡Nos encantan los sitios que nos dejan con ganas de más!


Valoración y puntuaciones


- A destacar: La capacidad para crear una sala que, aunque pueda parecer que cuenta con una temática muy manida, presenta una personalidad envidiable; el gusto por la estética y el mimo que han depositado en todos y cada uno de los aspectos que envuelven un Escape Room (ambientación, trato al cliente, historia, identidad como empresa, juegos, inmersión…); la cantidad de juegos presentes en la sala y el dinamismo que se alcanza con todos ellos, es muy difícil diseñar tantos enigmas y que prácticamente ninguno de ellos sea repetitivo con respecto a otras salas.


- A mejorar: La verdad es que ya tuvimos problemas en su momento para ser capaces de mencionar algún aspecto a mejorar cuando rellenamos la encuesta final y vuelve a costarnos ahora. Quizá podrían incluir algo más de atrezzo en la foto final y que el tiempo de salida sea algo más visible, pues apenas se puede apreciar en el pequeño artefacto que nos acompañó durante toda la partida. En cuanto a ambientación y juegos no podemos decir mucho más, nos encantaron todos.



Opiniones de otros jugadores: TripAdvisor



Datos de contacto:


C/ Tablada 4, 28039 Madrid

680 45 89 46

contacto@lacronosfera-agenciadeltiempo.com

314 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now