Buscar
  • Escapa2

'La casa del cura', Tangram (Noviembre 2020, Madrid)

Don Bernabé, cura de la comarca de San Sebastián de los Reyes, ha aparecido decapitado en su casa. ¿Tendréis agallas suficientes para encontrar su cabeza y devolverle la paz?



  • Nombre de la empresa: Tangram

  • Nombre de la sala: La casa del cura

  • Número de jugadores: 2-5 personas (sin opción a combate)

  • Precio: 55€ - 90€ (en función del número de jugadores)

  • Duración: 60 minutos


El Halloween pasado nos enteramos de que un terrible asesinato había tenido lugar en San Sebastián de los Reyes. María, que vive cerca del lugar de los hechos, enseguida dio la voz de alarma y contactó conmigo para ver si podía ir a echar un vistazo. Como sabíamos que el caso acabaría siendo más complicado de lo que parecía en un principio, avisamos a Paco y Manu, nuestros agentes preferidos, para que nos echasen una mano en su resolución. Sin embargo, pronto nos vimos obligados a posponer la investigación debido a que esa misma semana confinaron la zona de Madrid en la que vivíamos.


Por suerte, para cuando por fin pudimos salir de nuestro barrio, la policía seguía sin saber quién era el culpable de tal derramamiento de sangre. ¡Y ahí es donde entramos en juego nosotros! Con nuestro maletín CSI bajo el brazo, pusimos rumbo al lugar de los hechos: la casa del cura. Si llegamos a saber lo que nos esperaba entre aquellas cuatro paredes, igual nos lo habríamos pensado dos veces….


La reserva


Nunca se sabe cuándo se necesitará el apoyo de nuevos investigadores, sobre todo teniendo en cuenta la complejidad del caso. Si vosotros también queréis presentaros en la escena del crimen para desentrañar el misterio, solamente tenéis que entrar en la página web de Tangram y seleccionar el día y la hora que mejor os venga para visitar la casa del cura.


En la web, además de información sobre lo sucedido, vais a encontrar información adicional con respecto a la naturaleza de la sala. Aunque se indica que no es una sala de terror, os podréis llevar algún que otro susto por parte de los actores implicados, por lo que, si preferís jugar sin presencias extrañas a vuestro alrededor, solo tenéis que indicarlo a la hora de hacer la reserva. Por último, además de introducir vuestros datos personales e indicar vuestra experiencia previa como escapistas, tendréis que abonar una señal de 30€, pagando el resto en el local el día que vayáis a jugar.


Local, historia y objetivo


Como os hemos adelantado, el local de Tangram se encuentra en el polígono industrial de San Sebastián de los Reyes, siendo Reyes Católicos y Hospital Infanta Sofía (Línea 10) las estaciones de metro más cercanas. En caso de que vayáis en coche, algo bastante probable si no vivís por la zona, no creemos que tengáis demasiados problemas para aparcar en las calles colindantes.


Una vez allí, nos resultó algo extraño no encontrar a ningún policía investigando el lugar de los hechos. ¿Acaso se habrían marchado asustados por lo que hubiesen visto? Para averiguarlo, llamamos a la puerta. Esta no tardó ni medio segundo en abrirse y, antes de que pudiésemos salir corriendo, un misterioso individuo conocedor de lo que había sucedido, nos acompañó hasta el final de un pasillo en el que pudimos dejar nuestras cosas y, algo muy necesario en los tiempos que corren, ungir nuestras manos en un agua bendita a prueba de bichitos infecciosos.


Tras su inquietante bienvenida, nos condujo hasta la interior de la casa de Bernabé, cura de la comarca y víctima de un cruel asesinato que lo había dejado sin cabeza. Según él, todo apuntaba a que el culpable había sido Don Ramón, un conocido cazador cuya mujer aseguraba que había desaparecido tras una fuerte discusión con ambos el día en cuestión. Por supuesto, un acto tan cruel siempre levanta sospechas y da lugar a una serie de leyendas que, ciertas o no, mantienen a todo un pueblo en vilo. Se dice que un cura sin cabeza y un cazador con escopeta vagan por las noches pidiendo descansar en paz y que el sonido de disparos, gritos y portazos se deja oír cada día en la casa en la que nos encontrábamos. Es allí donde reposan las cenizas de don Bernabé y donde se dirigen docenas de fieles en busca de su cabeza para que cuerpo y alma puedan descansar en paz. ¿Nos dejará Don Ramón encontrarla a nosotros? ¿Serían ciertos los rumores acerca de su culpabilidad?


Ambientación y juegos


Hacía tiempo que no disfrutábamos tanto con la introducción a un juego. La historia, la ambientación, la actuación del Game Master y algún que otro efecto que nos dejó con la boca abierta durante el briefing, nos regalaron una inmersión prácticamente perfecta. Tanto es así que, una vez nos quedamos solos, nos costó reaccionar y salir de nuestro asombro con lo que acabábamos de presenciar. El impacto inicial consiguió meternos el miedo en el cuerpo, al menos lo suficiente para ir con pies de plomo con cada movimiento que hacíamos.


La casa de don Bernabé cuenta con una decoración austera, ambientada con muebles en los que se nota el paso del tiempo y ciertos elementos religiosos que aportan credibilidad a la historia si tenemos en cuenta que nos encontramos en el interior de la casa de un cura. Los espacios que iréis visitando son más bien pequeños, pero prácticamente todo lo que encontréis en ellos tendrá alguna utilidad, siendo el claro ejemplo del “si no aporta, aparta”. Esto es algo que, sin duda, facilita al jugador el ir directo al grano y que no pierda demasiado tiempo manipulando elementos que no sirven para nada.


A lo largo de la experiencia, seréis guiados por un juego de luces ejecutado a la perfección, por lo que en todo momento sabréis en qué parte de la casa tendréis que centraros para resolver los enigmas que aun tengáis pendientes y en cuáles es mejor que no asoméis ni el hocico por lo que os pudiera pasar. Ya os hemos dicho que no se trata de una sala de terror, aunque esto es algo bastante subjetivo, pues hubo momentos en que nos llevamos algún que otro susto (los gritos de Manu se escucharon en todo San Sebastián de los Reyes) y solo nos faltó jugarnos a piedra, papel o tijera quién volvía sobre sus pasos en determinados momentos o quién entraba primero en una nueva habitación. Es cierto que no llega a tener un nivel de terror demasiado elevado, pero los chicos de Tangram juegan perfectamente con la sugestión del jugador y saben dar los sustos justos y necesarios para que nadie esté tranquilo en el interior de esa casa.


En cuanto a los enigmas, existe un equilibrio bastante bueno entre aquellos de naturaleza más clásica (apertura de candados, ya sea mediante códigos o llaves) y mecanismos. En la mayoría de los casos, aunque con alguna excepción, los primeros están relacionadas con las acciones que puede llevar a cabo el hombre y los segundos con ámbitos, digamos, más espirituales. Esto favorece al contraste entre lo humano y lo divino, estando acorde con la historia que envuelve a la sala. Existe una buena cantidad de enigmas y, aunque la dificultad de estos no es demasiado elevada, hubo momentos en que nos atascamos bastante, ya fuese por complicar de más algunos juegos o porque la tensión no nos dejaba pensar con claridad. Por suerte, recibimos las pistas necesarias cuando hicieron falta y no siempre de la misma manera. ¡Nos encantó cómo nos hicieron llegar una de ellas!


Otro punto positivo de la sala es que se pueden hacer varias cosas al mismo tiempo. De hecho, en más de una ocasión nos dividimos por parejas para centrarnos cada uno en un enigma diferente. Esto es algo que aporta jugabilidad a la sala, aunque no recomendaríamos más de cuatro jugadores para poder disfrutarla al máximo. Entre los juegos, hubo varios que nos llamaron bastante la atención y que nos tuvieron un buen rato entretenidos. Si no que se lo pregunten a Paco, que estuvo unos cuantos minutos tratando de resolver uno de ellos por no observar con detenimiento. Solamente hubo alguno que quizá le daríamos una vuelta para que se viera con más claridad, pues la oscuridad y la similitud de los elementos nos dificultó su resolución aún sabiendo lo que teníamos que hacer.


Por último, queremos hacer una mención especial a la historia, pues es de esas salas en las que se va desarrollando de una forma muy sutil a medida que vas jugando hasta llegar a un final totalmente inesperado. ¡Se nota que tras los creadores hay una mente muy imaginativa!


¿Lo conseguimos?

Tras un final en el que, en lugar de ir hacia la salida, nos quedamos plantados sobre el sitio como si así estuviésemos más seguros, conseguimos nuestro objetivo a tiempo y don Bernabé ya puede descansar en paz (o eso creemos). Una vez fuera, estuvimos charlando largo y tendido con Miguel y su mujer, dueños de Tangram, quienes además nos enseñaron un "anexo" a la casa del cura que había formado parte del juego en la edición de Halloween. Tras contarnos en qué consistía lo que tenían que hacer los jugadores en ese espacio, creemos que sería una muy buena opción incluirlo de forma permanente para todos aquellos jugadores que quieran una dosis extra de terror. ¡A nosotros nos habría encantado hacerlo!


Por otro lado, repasamos juntos la sala de principio a fin mientras Miguel nos contaba off the record todos los entresijos de la misma y cómo había sido el proceso de creación y desarrollo de la historia que se esconde tras la casa del cura. Lo cierto es que pasamos un rato muy agradable y, por lo que nos contaron, están preparando cosillas nuevas de cara a las próximas semanas que pintan muy bien. ¡Sin duda, estamos deseando volver para probarlas!


Ave María purísima, si lo llegamos a saber les dejamos el caso a los de CSI Nueva York

Valoración y puntuaciones


- A destacar: La introducción al juego, un brieffing muy elaborado con ciertos efectos especiales que favorecen la inmersión del jugador y permiten crear una atmósfera de tensión bastante buena desde el primer minuto; el buen equilibro existente entre los juegos más clásicos y los basados en mecanismos, muy bien integrados en la historia y en consonancia con lo que va sucediendo en cada momento; una historia con un final muy interesante y que se va desarrollando a medida que se avanza en la experiencia.


- A mejorar: Aunque la casa del cura está basada en una ambientación más bien austera y con ciertos toques de antigüedad eclesiástica, hubo una zona en concreto en la que echamos en falta algo más de decoración; quizá le daríamos una vuelta a uno de los juegos para que se distinguiesen con mayor claridad los elementos necesarios para resolverlo; ya que han optado por crear una sala de tensión donde no faltan los sustos, elevaríamos algo más el nivel de terror para aquellos jugadores que así lo deseen por medio de pruebas de valor como las que incluyeron en la edición de Halloween.


Opiniones de otros jugadores: TripAdvisor



Datos de contacto:

Calle Ibiza 10, 28703, San Sebastián de los Reyes

673 42 06 93

info@tangramescaperoom.com



153 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo