Buscar
  • Escapa2

'El Olvido', Las puertas del tiempo (Enero 2019, Madrid)

Actualizado: 22 de ene de 2020

Si creíais que viajar al pasado iba a ser gratis, estábais muy equivocados. Atravesar las puertas del tiempo directos a los años 40 conlleva un precio. ¿Seréis capaces de llevar a cabo con éxito vuestra misión?



  • Nombre de la empresa: Las puertas del tiempo

  • Nombre de la sala: El Olvido

  • Número de jugadores: 2-6 personas (sin opción a combate)

  • Precio: 50-90€ por sala (en función del número de jugadores)

  • Duración: 60 minutos


A principios de diciembre tuvimos la suerte de conocer a Fran e Irene, una pareja de emprendedores que estaba a punto de abrir su primer local de escape en Madrid. Coincidimos con ellos en el curso Craft Master Certificate organizado por los chicos de Plastic Robot y pocas semanas después le dieron el pistoletazo de salida a Las Puertas del Tiempo. La fase test de su primera sala había terminado, pero tuvimos la suerte de recibir una invitación para jugar El Olvido en su semana de estreno. ¡Nos vamos de premiére!


La reserva


Podréis hacer efectiva vuestra reserva a través de la página web, la cual os invitará a viajar en el tiempo desde que entréis en ella. Como siempre, tendréis que seleccionar el día, la hora y el número de viajeros que vayáis a ser. Además, podréis informarles del número de salas que habéis hecho con anterioridad, de modo que puedan hacerse una idea de vuestra experiencia como escapistas. ¡Conocer este dato antes de recibir a un grupo nos parece todo un acierto! Cómo se nota que prestaron atención durante el curso Craft Master... guiño, guiño.


Una vez esté todo listo, tendréis que pagar una señal de 30€ y abonar la cantidad restante en el local el día de vuestra partida. Como curiosidad, en la web también encontraréis una serie de recomendaciones y puntos de interés cercanos al local donde podréis comentar tranquilamente la experiencia, ya sea deleitándoos con un buen plato en BarraFina (cocina de mercado) o disfrutando de una visita al Museo del Ferrocarril. ¡Si es que estos chicos están en todo!


Local, historia y objetivo


El local se encuentra muy cerca del Matadero de Madrid, siendo Delicias (Línea 3) la estación de metro más cercana. A su alrededor encontraréis muchas otras, además de estaciones de Renfe como Embajadores, por lo que llegar en transporte público no os supondrá ningún problema. Si vais en coche es posible que os encontréis con dificultades para aparcar, además de que la mayor parte es zona parte, por lo que os aconsejamos la primera opción.


Las Puertas del Tiempo se encuentra entre dos calles con el mismo nombre. La entrada es la típica de un garaje o taller de tamaño considerable. Puesto que el día que fuimos todavía no tenían ningún cartel con su nombre colgado en la puerta, nos surgió la duda de si estábamos en el sitio correcto. Aun así, seguro que cuando vayáis vosotros lo tienen todo perfectamente indicado y dais con él a la primera. Irene fue quien nos dio la bienvenida a esa recepción tan acogedora que tienen, un mini rincón de aspecto cálido donde dejamos nuestras cosas antes de acompañarla por un largo pasillo hasta la puerta de la sala. Durante la explicación de las normas tuvimos la sensación de que no seguía un guion preestablecido, algo que nos parece fundamental. Seguramente se debiese a los nervios, pero es muy importante transmitir de forma clara la información a los jugadores o pueden acabar haciendo de todo menos intentar escapar de la sala en sesenta minutos. De todas formas, estamos convencidos de que esto es algo que sin duda irán mejorando con el tiempo. ¡Los primeros días como Game Master nunca son fáciles!


Por último, nos explicó cuál sería nuestro objetivo de la tarde: estábamos a punto de viajar a los años cuarenta para recuperar algo muy importante que se había quedado olvidado en aquella época. ¿Seríamos capaces de encontrarlo antes de una hora? No os desvelaremos más de lo que podréis leer en la propia web, pero sí os podemos decir que nos sorprendió gratamente qué era aquello que debíamos encontrar. ¡Jamás lo habríamos imaginado!


Ambientación y juegos


Nada más entrar por la puerta nos pusimos manos a la obra. La sensación de viajar al pasado la tuvimos gracias a la antigüedad de los muebles y elementos decorativos que encontramos, siendo la mayoría de ellos originales de la época. Las habitaciones son bastante amplias, permitiendo a los jugadores sentirse cómodos investigando cada rincón de las mismas sin entorpecerse unos a otros. Sin embargo, esto es un arma de doble filo, pues se corre el riesgo de que las salas parezcan estar un tanto vacías si no se consigue un nexo de unión entre los objetos propios de la ambientación. En este sentido creemos que se podría incluir más atrezzo que aporte a las estancias mayor personalidad, crear un espacio con seña de identidad propia. En definitiva, dar forma a una sala única, que se diferencie del resto por algo en cuestión.


En cuanto a los juegos, aunque en un principio parecía haber pocos rincones ocultos, pronto nos dimos de bruces con la realidad. ¡Hay cosas escondidas por todos lados! Aunque algunos de esos elementos estaban más a la vista que otros, hubo un par de ellos tan bien integrados en la sala que incluso llegamos a dejarnos uno por el camino. Aun así, no fue necesario dar con él para resolver el juego en el que hacía falta, así que no sería de extrañar que al resto de equipos les pueda pasar lo mismo. Gracias a la distribución de las pruebas, es sencillo saber por dónde empezar, algo que a veces se agradece para no tener esa sensación de atasco desde el comienzo del juego. Las pistas las recibirés a través de un audio, medio por el que además escucharéis una música ambiental propia de la época, favoreciendo así a la inmersión en la sala.


Aunque la mayoría de los enigmas se basa en la apertura de candados, encontraréis un par de pinceladas relacionadas con mecanismos que aportarán dinamismo a la experiencia. Una de ellas nos gustó especialmente, pues no esperábamos que ese objeto en cuestión fuese a reaccionar ante lo que estábamos haciendo. ¡Pero lo hizo! Durante la mayor parte del tiempo jugamos de forma muy fluida, pero en un enigma en concreto nos quedamos un tanto atascados. ¿Sabéis lo que es que cinco personas estén tratando de resolver lo mismo y cada una llegue a una respuesta diferente? Pues eso nos pasó a nosotros. Pudo deberse a que no estábamos muy finos con aquella prueba, pero es cierto que alguno de los elementos necesarios para resolverla no estaba del todo claro, de ahí que cada uno dijésemos una cosa. Por suerte, Irene estaba al tanto en todo momento y nos echó un cable. A pesar de ello, la difcultad de las pruebas no es muy elevada, por lo que es una sala recomendable para equipos que comienzan a sentir curiosidad por las salas de escape, lo cual no quiere decir que los jugadores con algo más de experiencia se vayan a aburrir. ¡Ni mucho menos!


¿Lo conseguimos?


Nada más abrir la puerta y regresar al presente, nos recibieron Fran e Irene con una bandeja llena de bombones. Tras entregarles el misterioso objeto que habíamos recuperado en los años 40, pudimos disfrutar del chocolate comentando diversos aspectos de la sala que nos habían gustado y otros a los que les daríamos una vuelta para dejarla del todo perfecta.


Que gusto da contar con un ilustrador en el equipo para que dibuje botitas en las pizarras

De vuelta en la recepción, nos hicimos la fotografía de grupo con ese fondo que tanto nos gusta y compartimos impresiones sobre otras salas que habíamos jugado. Nos sorprendió que ninguno de ellos hubiese hecho más de cinco o seis salas antes de decidirse a abrir un Escape Room. Nos parece un acto muy valiente, pero creemos que es importante tener un mayor recorrido antes de montar tu propia sala de forma que puedas hacerte una idea de lo que ya hay, qué funciona y qué no... y a partir de ahí trabajar en lo que vas a ofrecer. Obviamente, esa falta de experiencia se nota, pero estamos seguros de que El Olvido va a evolucionar mucho a base de recibir jugadores, por lo que puede llegar a sorprender muy gratamente. ¡La materia prima ya está ahí, ahora solo falta pulir el diamante!


Valoración y puntuaciones


- A destacar: La utilización de muebles propios de la época que aportan veracidad a la ambientación de la sala; la amplitud de las habitaciones por las que se va desarrollando la historia permitiendo que los grupos más numerosos se sientan cómodos jugando; el photocall y calidad de la fotografía final, algo que no siempre está muy cuidado.


- A mejorar: Precisamente debido al enorme tamaño de las salas, se podría incluir una mayor cantidad de atrezzo que les de mayor calidez y personalidad; la forma de esconder algunos objetos, empleando para ello métodos un tanto rudimentarios en lugar de algo tan sencillo como un imán; el briefing podría ser mucho más inmersivo, incluir algún juego de luces y/o música que apoye la sensación de estar viajando al pasado.





Opiniones de otros jugadores: TripAdvisor



Datos de contacto:


Calle de Torres Miranda, 19, local B. 28045 Madrid

627 11 48 80

info@puertasdeltiempo.com

151 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now