Buscar
  • Escapa2

'El Caníbal', Hermético (Octubre 2019, Madrid)

Actualizado: ene 22

Un asesino letal y despiadado ronda las calles de Madrid y secuestra grupos de personas para encerrarlos y devorarlos después de jugar con ellos. ¿Seréis vosotros las siguientes víctimas?



  • Nombre de la empresa: Hermético

  • Nombre de la sala: El Caníbal

  • Número de jugadores: 2-5 personas (sin opción a combate)

  • Precio: 55-80€ por sala (en función del número de jugadores)

  • Duración: 60 minutos

Cuando Fer, mi hermano David y yo nos despertamos aquella mañana, nada indicaba que fuese un miércoles diferente a los demás. Un café antes de salir de casa, tararear canciones de la radio para no aburrirnos en el atasco de camino al trabajo, ocho horas en la oficina/laboratorio y un agradable paseo por la tarde para aprovechar los últimos días de buen tiempo.


Mientras caminábamos por la céntrica calle de Santa Engracia, David nos preguntó: “¿Visteis las noticias anoche? Ha desaparecido otro grupo de amigos que salió a cenar por aquí cerca. Parece que ese loco ha vuelto a actuar…”. Fer, que siempre le ve el lado positivo a la vida, trató de tranquilizarnos: “Seguro que acaban encontrándolos, ya veréis. Además, ¿qué probabilidades hay de que nos pase algo a nosotros con la cantidad de personas que hay en…”. Fer dejó la frase a medias y su cara cambió de pronto a una de auténtico terror. Me giré para ver qué es lo que le estaba asustando, pero solo me dio tiempo a ver una sombra antes de que todo a mi alrededor se volviera negro…


La reserva


Si estáis cansados de planes anodinos o creéis que lo haríais mejor que el protagonista de aquella película de Antena 3 al que secuestraban y no conseguía escapar ni con la puerta abierta, podéis reservar día y hora a través de la página web de Hermético para comprobar qué tal se os da huir de un asesino en serie que ha pensado en vosotros como plato principal para su cena de esa noche.


Para que el caníbal tenga todo preparado antes de vuestra llegada, es importante que detalléis a la hora de hacer la reserva cuántas personas acudirán a la cita y pagar una señal de 30€ (para las bebidas y guarnición, ¿o pensabais que os iba a comer a palo seco?). Por último, si lo vuestro es escapar de manera tranquila y sosegada, podéis indicar a la hora de hacer la reserva que queréis una experiencia sin sustos para que vuestro secuestrador lo tenga en cuenta. Qué considerados son los malhechores de hoy en día…


Local, historia y objetivo


El sótano en el que seréis retenidos se encuentra bajo el nuevo local de Hermético, situado en la céntrica calle de Santa Engracia (¡no lo confundáis con su primer local en calle Larra 11!) y con la parada de metro de Alonso Martínez (Líneas 4, 5 y 10) a pocos minutos andando. Si decidís que el transporte público no es lo vuestro, tened en cuenta que el local se encuentra en el límite de la zona de Madrid Central y que las calles de alrededor son de estacionamiento regulado (azul y verde). Como a nosotros nos gustan los retos, fuimos hasta allí en coche y tuvimos la suerte de poder aparcar ambos coches a pocos metros del local. ¡Quien no arriesga no gana!


Una vez llegada la hora de nuestro secuestro, llamamos al timbre del local y fuimos recibidos por Charlie, dueño de Hermético y nuestro Game Master durante aquella tarde, con quien estuvimos charlando durante un rato en el hall y repasando las normas básicas de juego. Una vez quedaron resueltas todas las dudas, Charlie nos acompañó hasta el interior de la sala, donde se aseguró que cada uno de nosotros se colocaba en la posición que le correspondía al mismo tiempo que conseguía mantener el misterio de dónde nos encontrábamos exactamente. En el pasado ya hemos jugado varias salas que requieren una colocación muy específica de los jugadores antes de comenzar, lo cual entendemos que requiere más tiempo del habitual y, por tanto, conlleva el riesgo de romper la sensación de inmersión en la historia. Aunque en este caso el proceso fue rápido, creemos que puede darse una vuelta al modo en el que los jugadores entran en la sala (la disposición del local es perfecto para ello) para aumentar la inmersión e incluso el nivel de tensión/terror para aquellos grupos más valientes.


Una vez estuvimos todos en nuestra posición de salida, fuimos conscientes de nuestra situación: “Un asesino en serie tiene atemorizada a la ciudad de Madrid después de que grupos enteros empezaran a desaparecer de las calles sin que nadie volviera a verlos. Tras sucesivas investigaciones, se descubrió que todo era obra de un mismo asesino que secuestra a sus víctimas, las encierra en un sótano, juega con ellos durante 60 minutos y después los devora por partes. Hasta ahora, nadie sabe dónde está su guarida ni cuál es su rostro. ¡Oh, no! ¿Qué es eso que hay ahí? ¡¡Una sombra!!”.


Ambientación y juegos


La cuenta atrás para ser devorados había comenzado y enseguida nos pusimos manos a la obra para conseguir escapar sin que nuestro secuestrador nos viese. Nuestro primer objetivo consistió en averiguar dónde nos encontrábamos y hacernos una idea de las estancias por las que podíamos movernos. Por desgracia, el panorama no era muy halagador y consiguió meternos el miedo en el cuerpo, ya que todo parecía apuntar a que nos encontrábamos en la casa de un asesino muy poco limpio, pero muy meticuloso en lo que a seguridad se refiere en vista del número de candados y dispositivos que nos rodeaban.


Podría buscar eufemismos o maneras de suavizarlo pero, siendo sinceros, nuestro arranque en el juego fue bastante estrepitoso. Aunque conseguimos resolver un par de enigmas de manera bastante rápida, enseguida sufrimos ese “efecto muro” del que tantas veces habíamos oído hablar (y la verdad es que el nombre nos venía que ni al pelo en esta ocasión) que nos impedía avanzar. En nuestra defensa diré que para superarlo se requerían dos de las habilidades de las que más carecemos como escapistas: capacidad de búsqueda y valentía. Seguro que no os cuesta imaginarnos muertos de miedo buscando por cada rincón de la sala y perdiendo la concentración en cuanto oíamos cualquier ruido. Con esa simbiosis que nos caracteriza a Fer y a mí, los dos pensamos al mismo tiempo en el elemento que estábamos pasando por alto y cuando confirmamos que aquello que necesitábamos llevaba delante de nuestras narices todo aquel tiempo, no podíamos creerlo. Seremos perro viejo, pero seguimos sorprendiéndonos como el primer día... ¡y que dure!


A partir de aquel momento la mecánica del juego dio un giro, ya que si durante la primera parte habían predominado los enigmas clásicos basados en la apertura de candados, los siguientes retos a los que nos enfrentamos tenían un carácter mucho más tecnológico. Esto es algo que nos gusta mucho, ya que permite integrar mucho mejor los juegos dentro de la ambientación para que "pasen desapercibidos" aunque, por otro lado, exista un mayor riesgo de que algo falle. En nuestro caso, no sabemos exactamente si hubo algún problema con los mecanismos o si por casualidad resolvimos alguno de los juegos al tocar aleatoriamente algunos elementos mientras inspeccionábamos por primera vez las habitaciones, pero hubo un par de momentos de cierta confusión en los que no supimos que habíamos resuelto los juegos y por tanto seguimos intentándolo varias veces sin ningún resultado.


En resumen, se trata de una sala en la que predominan los juegos de carácter lógico, ya sean clásicos o tecnológicos, que requiere de buena comunicación entre los distintos miembros del equipo y en la que el caníbal hará que los jugadores estén continuamente en tensión a menos que algún voluntario quiera convertirse en el aperitivo de la cena.


¿Lo conseguimos?


Cuando creíamos que nada se interponía ya entre nosotros y la salida, un giro en los acontecimientos nos complicó de nuevo la huida haciendo que viviéramos un original final in crescendo que, por suerte, acabó con tres rehenes libres y un caníbal sin nada que llevarse al estómago.



Valoración y puntuaciones


- A destacar: La primera parte de la sala, nos pareció la más divertida tanto por la mecánica del juego como por el uso de objetos cotidianos para conseguir avanzar, y el final, que tiene un punto original.


- A mejorar: La entrada de los jugadores a la sala para lograr una mayor inmersión y sorpresa al inicio. El funcionamiento de algunos mecanismos para no tener la duda de si se ha resuelto correctamente o no el juego. Alguna explicación adicional en la parte final del juego que ayude a los jugadores a saber que tienen que intervenir.




Opiniones de otros jugadores: TripAdvisor



Datos de contacto:


Calle Santa Engracia, 15, Madrid

91 051 63 46

hola@hermetico.es

150 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now